martes, 1 de enero de 2013

La noche del fin del mundo



Una tenue luz descubre dos cuerpos desnudos bajo el mar de sábanas blancas. Puede ser nuestra última noche y el delirio desatado nos adentra en un oleaje de caricias que nos hace perder el rumbo, sin más guía que el resplandor de tu sonrisa, sin otro futuro que hacer pasado del presente a una velocidad de un beso por segundo.

En el cielo van apagando sus ojos las estrellas… no por no querer ver nuestro excitante desafío de amor al borde del precipicio de mi vida, sino barruntando ese fin del mundo que quieres vivir en mis brazos, dejando a oscuras todo lo que ya no nos importa.

Arrasan tus besos toda mi desnudez dejando un reguero de suspiros a su paso. Y tras la frescura de amor que me impregnan tus húmedos labios, asolas de placer cada poro de mi piel con miles de manos que, alimentadas por la demente anarquía del deseo, enarbolan la bandera de una revolución que nos agita sin remedio.

Devorado por tu pasión, me sumerjo en la locura del cuerpo a cuerpo hasta que tus gemidos indican la senda que nos conduce al cielo. Y, sin llamar, abro la puerta de tus sueños para gozar de la explosión de nuestros cuerpos, estrellas fugaces que alumbran la penumbra del universo, fuegos artificiales que reflejan los colores de la vida que acaba de nacer. 

La noche de los tiempos venía envuelta en el manto negro de sus lúgubres presagios… ahora una luz ilumina cada amanecer, sol de dos estrellas que brillan en su fusión incandescente… tú y yo. 

10 comentarios:

Costampla dijo...

Sublime, arquero. Te deseo a ti y a los tuyos un año 2013 y venideros en el que todos vuestros deseos y anhelos se cumplan. Abrazos

Paula Muñoz dijo...

El año puede cambiar pero tus letras me emocionarán cada dia no importa de que año.
Que sea un 2013 lleno de amor, salud, felicidad, flechas, sueños y sonrisas diarias para ti y tu familia.
Besos y abrazos ronroneados por montón ^_^

Anónimo dijo...

Precioso y más.

Un saludo.

Chema García dijo...

Muy grande!! Un abrazo!!

Archer dijo...

.... gracias Jose, Paula, Chema y ... anónimo comentarista ... la belleza nunca se detiene y, por no quedarse atrás, cabalga con el paso del tiempo hacia ese futuro que nos escribe cada día ..... por eso, nada más hermoso que abrir el corazón a cada sentimiento... que abrir los ojos a cada detalle .... que abrir los brazos para fundirme en un cálido abrazo con vosotros ... gracias¡¡¡

POESIAS SENSUAIS E CONTOS dijo...

Belas postagens e lindo blog. Um feliz 2013 com grande sucesso.

amaia dijo...


He tardado pero aquí estoy de nuevo. Abro tu casa y la encuentro llena de regalos que has dejado esparcidos por aquí y por allá.
Este me ha encantado como no podía ser de otra manera. Gracias!!
Los demás los abriré poco a poco, para así disfrutar durante más tiempo.
Un abrazo, Pablo!
Amaia

Archer dijo...

.... kaixo Amaia .... bienvenida a tu ventana ... ya sabes que tienes el sitio reservado para asomarte ... y ver los paisajes alegres del corazón, y soñar con versos de amor que se pierden entre las nubes de las dudas, y aguantar una lágrima cuando la soledad ruge en las frías noches de invierno, y gozar con caricias que casi tocan tu piel .... todo eso y más es lo que tienes aquí, lo que siempre has tenido ... besos¡¡¡¡

Archer dijo...

.... Obrigado por tudo amigo Francis... esperança que 2013 é de um ano cheio de inspiração e seus versos continuam enchendo o universo do amor e da sensualidade... um abraço!!!

Mertxe_Beriain dijo...

Y vienen mis versos a esa última noche del fin del mundo... sempiternos quedarán grabados en tu prosa.



En el umbral de la última madrugada,
bajo los ojos de plata de su guardiana,
reposan nuestros cuerpos en la playa
a la espera de danzar con su serenata.

El vaivén de las olas del agua salada,
marcan el ritmo de nuestra marejada,
los ósculos salobres de espuma cana
en nuestras bocas se vuelven melaza.

Entre los médanos de arenas blancas
se desnudan nuestras pieles atezadas,
el viento sur erige con sus bocanadas
gigantes dunas de lisonjas endulzadas.

La noche del fin del mundo se acaba,
comienza a despertar el fulgor del alba,
vestigios de nuestra voracidad agitada
morarán perdurablemente en esta cala.
Mertxe