jueves, 22 de septiembre de 2011

Las horas muertas















Me he sentado a esperar, sin prisa. La mirada perdida y la mente en blanco, la piel insensible y el corazón frío, nada que hacer. La soledad, mi amor eterno, me ha cedido gentil un asiento en primera fila, donde mis ojos se acomodan para llorar cada minuto pasado y comprueban sin remedio que el pasar de mi vida es un desfile de causas perdidas.

Tengo la vista cansada, agotada de escrutarlo todo con la inútil esperanza de encontrar una respuesta, de encontrarte. Y las horas muertas se me van tras tus besos, huyendo de la realidad que me hiere cada amanecer, portando a hombros mi corazón inerme, volando hacia un destino inesperado.

El tiempo muere sepultado entre mis dudas e indecisiones y, después, reducido a un puñado de arena que sopla el viento, corre sin ser visto. Y en su viaje invisible choca con todo y cambia los amores de lugar, como si la vida se viviese al albur de sus caprichos, como si la muerte esperase siempre a su señal, como si su preciado valor en oro no fuese más que una burda artimaña con la que enterrar en paz a tantas almas resignadas.

Y no, no hay tiempo para más. Y de su paso apenas quedan huellas en mis plateadas sienes, en las cicatrices de mi corazón rasgado, en las arrugas de mi deseo marchito. Se mueren, se mueren las horas de soñar imposibles, se mueren de pena.

10 comentarios:

nieves (cartero estravagario dijo...

subrayo tres palabras: soledad, resignación, pena...

un beso

http://nieves-vigil.blogspot.com dijo...

hace tiempo que no vengo, ni tuiteo casi, aunque si voy leyendo por todos lados siempre que puedo, para no dudas dejo identidad clara

otro beso

amaia dijo...

Yo no me fiaría de la silla que te pone la soledad...no es para que descanses sino para atraparte y encadenarte, y solo es un espejismo. Abramos los ojos y miremos, la vida está ahí fuera y vale la pena. Un Abrazo Pablo.

HoscuraH dijo...

Desde los laterales traslúcidos de mi cuarto,me acerco hasta este paraje.
Contemplo un cielo jironeado y una sintaxis que se bambolea.
Me siento sin prisas y observo.
El aire invita a quedarse.
...
Gracias por tu visita y vuelve cada vez que quieras :)

Archer dijo...

gracias nieves .... es un orgullo seguir contando con tu fidelidad ... el tiempo se muere con nuestras penas ...

amaia ... cierto es que hay que levantarse cada vez que uno cae ... y no cejar en el empeño de encontrar la felicidad hasta que llegue el momento del balance final ... un beso¡¡

HoscuraH has sido un gran descubrimiento para mí ... y espero seguir entrando en tu habitación transparente y poder pasar las horas muertas leyendo la vida en tus letras ... gracias¡¡

Pablo dijo...

Ese amigo mío debe saber que aunque tiene a soledad por eterna amiga "aquí está el mendas"

Mertxe_Beriain dijo...

Déjame ser.... la existencia en el tiempo de tus horas muertas....







Déjame ser …
el reloj de tus horas muertas,
el vocabulario de tu silencio,
la ganzúa de tu puerta,
la dirección de tu tiempo.


Déjame ser …
la osadía de tu indecisión,
la ternura de tus manos,
el palpitar de tu corazón,
la ambrosía de tus labios.


Déjame ser….
el destello de tu mirada,
el delirio de tu pensamiento,
el torbellino de tu calma,
la pasión de tu sentimiento .


Déjame ser…
la vestimenta de tu soledad,
el ungüento de tu herida,
los zapatos de tu libertad,
el sino de las horas de tu vida.

Mertxe

don Gerardo de Suecia dijo...

Sí, la vida puede parecer dura de vez en cuando.

Archer dijo...

... muchas gracias amigo pautxo ... por las horas muertas que hemos pasando matando el tiempo ... y las que nos quedan ...

gracias mertxe ... de nuevo, tus versos ilustran mi blog ... y acuden prestos a socorrer las penas de mi corazón en estos tiempos muertos, y quieren devolverme a la vida ... que el tiempo no corre, vuela ... gracias¡

Gert, profesor don Gerardo de Suecia, gracias por tu comentario ... nuestra vida cambia de cara a cada minuto, en una suerte de travestismo que no es sino una excusa para que pase el tienmpo .... gracias ;)

Verónica dijo...

La soledad se sufre incluso estando rodeado de gente. Un texto reflexivo, triste y bello a la vez. No pudo dejar de decir que los comentarios de Mertxe con esos versos me parecen preciosos.

Un abrazo.