viernes, 10 de junio de 2011

Desde el tren




















La vida corre desbocada, se nos va, sin un destino escrito. La vida, nuestra vida, vive en una permanente huida. Y huye de nosotros porque quién sabe si ha cerrado sus ojos a nuestros pesares, si se ha cansado de escuchar los quejidos de nuestras almas agrietadas, si ha sucumbido al dulce canto del más allá que la dócil brisa trae.

Desde el tren, asomado a la ventana del fugaz presente, veo la vida pasar entre los raíles del tiempo, dejándome atrás. Y cada día es una carrera que nos lleva a la nada, una fulgurante recta final hacia el vacío en el que nuestras fuerzas se van quedando por el camino… amores perdidos, sueños rotos, besos sin labios, abrazos huecos.

Y en el trayecto a ninguna parte, tiembla mi corazón agitado por el cruel traqueteo de los desaires, como un juguete roto en manos del desamor, como los vaivenes de mi cuerpo cuando desea el tuyo, como la mano del arquero agarrotada por las dudas.

Corre, corre el tren y, afilado acero en la noche, horada impetuoso los campos de trigo que, acostados por el viento, duermen ajenos a su veloz paso. Y la vida va por delante, atravesando los túneles del zozobrante devenir que nos aguarda, dejando atrás los paisajes de los sueños, olvidando en cada estación los efímeros días de gloria, apuntando a lo desconocido. Y sin tiempo que perder, he partido desnudo para alcanzarla, sin que ella lo sepa, sin saber si algún día nos juntaremos… antes de la muerte.

7 comentarios:

Aniña dijo...

Corremos tan despacio como nos permiten... nuestros asuntos, el estrés, la vida..
excelnte post.
un abrazo.

Anónimo dijo...

La vida, a veces, nos lleva por caminos inesperados y marca su ritmo. Muy buen relato de la vida cotidiana de muchos. Chapeau Erronkari.

amaia dijo...

La vida no corre si nosotros no lo hacemos.Va al ritmo que le imprimimos porque nos acompaña siempre y la meta es la misma para todos.
Somos nosotros quienes decidimos cómo hacemos el camino que es la vida. Podemos llevar la mochila llena de todos los fracasos y desdichas o dejarla en el trastero para quitarnos peso de encima, cogiendo la de los momentos buenos, que en lugar de pesar nos ayudará a recorrer ese camino disfrutando de lo que nos encontramos en el viaje.
Y la decisión es nuestra.
Muchas gracias Pablo por hacerme disfrutar tanto con tus flechas.
Un abrazo

Anónimo dijo...

siempre pense q los trenes pasaban solo una vez... y la vida me va mostrando q no es asi... quizas siempre tengamos la oportunidad de tomar el tren correcto a nuestro destino :)

besos de plata para vos

Anónimo dijo...

Excelente! La muerte está tan segura de vencernos q nos dá 1 vida de ventaja. Vivamosla como podemos, dejar atrás nuestros fracasos es hacer trampas pues no seríamos los mismos. Sigamos como podamos el tren de la vida. En alguna estación bajaremos y será nuestro destino final. @legna1212

Mertxe_Beriain dijo...

Desde el tren de mi vida...disfruto más los momentos de felicidad que transporta que las penas que pasaron........


Desde el tren de mi pasajera vida,
cargado ,algunas veces, de penas,
completo , muchas otras, de alegría
viaja en él ,para ti, mi sonrisa serena.


Desde el corcel férreo de mi existir,
asiento mi mirada ilusionada
en cada despertar de tu vivir,
conduciéndote hasta mi morada.


Desde la locomotora de mi ser
decoro un vagón para tu llegada,
con infinitos ósculos de querer
y lisonjas de brisa acalorada.


Desde el convoy de mi existencia,
vislumbro el andén de tu estación,
donde me aguardan con impaciencia
tus ansiados abrazos llenos de pasión.


Desde el ferrocarril de mi esencia,
abiertas quedan puertas y ventanas,
para que embarque tu presencia
compartiendo, sin miedo, las ganas.

Mertxe

Archer dijo...

Gracias por vuestros comentarios ... siempre se agradecen leer otras letras ... desde el tren ....

Aniña ... el tren de la vida debería pararse más a menudo ... lo bueno se nos va volando ...

... anónimas letras que dan identidad a caminos inesperados, a cruces de caminos desconocidos, a decisiones nunca imaginadas ....

y la decisión ... es nuestra? ... no lo sé amaia ... cuántas veces vemos que todo escapa a nuestras posibilidades, quién y por qué alimenta ese tren huidizo sin descanso ....

... besos de plata recibidos, trenes que pasan sin vuelta atrás, billetes que sólo son de ida, trayectos que nunca confluyen con las sendas de nuestro corazón ... besos ....

amigo @legna1212 .... no somos nada a bordo del ferrocarril de una vida que nos saca ventaja, que abusa de nuestros sentimientos, que sólo ella conoce nuestro destino final ...

y magia ... en los versos de Mertxe ... que nos transportan velozmente del fracaso al éxito, del amor al desamor, de las penas a las alegrías ... sólo hay que abrir los ojos del corazón y ver más allá de los carteles que indican una dirección anunciada ... rebelión contra lo que está escrito ... gracias a todas/os.