jueves, 14 de abril de 2011

El túnel

















Recorro con mis dedos la pared húmeda y fría… sin descanso, sin esperanza también. No veo nada, nadie me ve. Y a tientas, las yemas hechas sangre de tanto acariciar las aristas del desamor, mi corazón se hiela en la gélida oscuridad de otro día vacío... de tanto buscarte, de nunca encontrarte.

Acostumbrada a una vida de ceguera, donde siempre es noche cerrada y las estrellas brillan por tu ausencia, mi alma tiene los ojos pequeños... y se deja deslumbrar fácilmente por tus lejanos recuerdos. Destellos de bengalas fugaces, imperceptibles, inexistentes tal vez, iluminan el túnel del olvido en el que me consumo, en el que mi amor desorientado se arrastra sin resuello, en el que mis labios sólo besan la nada que yace en el suelo.

Me he resignado a soñar en la morada de los amores imposibles, donde las causas perdidas me engañan con tu hermosa sonrisa y el aliento de tus susurros es el aire que respiro, donde tu calor en mi piel nunca sentido abriga mi desnudez, donde tus manos pasean por mi huérfano pecho como flechas sin rumbo…

Y donde el día es siempre noche y la humedad es la piel de mis huesos, y donde sólo el eco, irónico en su afonía, responde a mis preguntas con más interrogantes… ahí. Ahí entre tus recuerdos malvivo, ahí espero que la luz de tus ojos me guíe, ahí voy muriendo sin que tú lo sepas.

No. No me preguntes quién soy, como yo tampoco sé quién eres ya. Quien avivó tu pasión ahora se quema en la hoguera de su inútil vanidad, quien a la luz de la luna encandiló mis versos empequeñece en mi corazón... tú, siempre y nunca tú, amor que no atraviesa el túnel.

5 comentarios:

amaia dijo...

Los túneles tienen algo importante: La salida. Debemos caminar hacia esa luz a través de las tinieblas porque al final está la vida con sus primaveras, sus flores y sobre todo nuevas personas que vuelven a llenar nuestros corazones y nos hacen cicatrizar las heridas que recibimos en batallas perdidas. Eres grande. Muchas gracias.

Mertxe_Beriain dijo...

Mis versos caminan ilusionados por el túnel al encuentro de la luz más ansiada....




En la boca del túnel mis pasos
detenidos antes de hacer el camino,
de atrevimiento los pies calzados,
pretendiendo compartir un destino.

La lobreguez invita a la sorpresa ,
la humedad cala hasta los huesos,
las piedras y los herbajes son senda
del acercamiento de nuestros cuerpos.

La dulce fragancia de tu esencia ,
transformada en brizna de viento,
gallarda se pasea por toda la galería,
sutilmente enredándose en mi cabello.

Atisbo al final de la gruta sombría
un gran haz de luz destellante,
es tu cautivadora bella sonrisa
aguardándome expectante.

Mis ojos se topan con tu mirada,
tus labios liban mis melifluos besos,
nuestras manos tiernamente entrelazadas…
hallada la soñada salida al cálido deseo.

Mertxe

amaia dijo...

Mertxe no juegues al escondite con él...No ves que está triste? Que te busca y no te encuentra? Pero veo que intentas llevarlo de la mano hacia la luz a través de tus versos llenos de esperanza. Me gusta tu sonrisa incluso en las tinieblas. Es un privilegio! Me gusta mucho. Gracias por compartirlo!

Pablo dijo...

Que potentes imágenes, mi amigo

Archer dijo...

... hola mertxe, amaia, pablo ... los túneles muestran la salida ... y la luz lo llena todo de nuevo ... y lo que antes era una estancia osura se pinta de mil colores ... y el corazón ... que sufre y vive ... que vive y sufre ... lo sabe .... gracias :)