jueves, 17 de marzo de 2011

Mis pequeñas vidas

Late mi corazón en trocitos... como una orquesta en mil violines partida, como la fragancia de una rosa rota en cada uno de sus presuntuosos pétalos, como un puzzle siempre inacabado que se resiste a unir sus díscolas piezas, como si mil corazones cupiesen en uno solo.

Y se va la vida viviendo sin freno, sintiendo en la piel, sufriendo en las carnes, muriendo en el alma. Y muere la muerte en cada amor exangüe, porque el hilillo vital del último aliento es otra vida, porque siempre hay luz al final del túnel, porque cada día que amanece es otra historia, porque en mi corazón también cabes tú, y tú, y tú.



De mis versos adolescentes en tus labios leídos, de tu primer beso en mi mejilla tatuado, de mis sonrojos encendidos por tu hermosa sonrisa, de tus miradas que en el suelo dejaban mis ojos clavados, de los primeros incendios en mi alma... pequeños latidos archivados en mi corazón.

Pero el amor venía cargado de lágrimas, como las nubes que emborronan un azul cielo. Y cada fracaso silbaba una nueva canción. Otra vez tú, otra tú... al otro lado de mis anhelos, en el fondo de una noche de whisky, imán de mis deseos magnéticos, al otro lado del espejo... otra vez tú, pero otra tú, de mi corazón huésped.

Y vuelta a empezar, y vuelta a terminar... entre llantos y alegrías, entre profundos besos y puños cerrados, entre ataques de celos y pasiones desbordadas. Toda la vida amando a todos los amores de mi vida. Pequeñas vidas que siguen con vida, trocitos de ti que laten en la oscuridad de mi corazón, rimas compuestas que aguardan un poema en el que escribirse.

5 comentarios:

Pablo dijo...

Ese es mi Pablo. Viva su carcaj. Sigue disparando tan evocador. Tu amigo y tocayo... Pablito.

Archer dijo...

Gracias ... pablo ... los dos somos francotiradores ... que abaten pequeñas vidas ... tú con tu cámara y yo con mi arco ... una imagen vale más que mil palabras y ... a nosotros, con pocas palabras nos basta ...

Mertxe_Beriain dijo...

El arból de mi vida...tiene sitio para una nueva rama... otra pequeña vida.


Ascendió hasta mis hojas verdes
savia nueva repleta de querer,
absorbida por mis raíces,
recorrió acuciada todo mi ser.

Aguas rebosantes de ternura
empaparon mi tallo fibroso,
sales minerales de dulzura
nutrieron mi leño vigoroso.

Y de nuevo, del nudo germinó
una nueva rama fornida
al ramaje frondoso se unió
conformando otra pequeña vida.

Mi robusto tronco alimentó
con esencia de cariño
a cada fruto que de él brotó,
aunque tuvieron diferente sino.

En árbol mi vida convertí,
los seres que la compartieron
y comparten ,cómo tú, junto a mí
en ramas, hojas y frutos crecieron.
Mertxe

amaia dijo...

...Como si mil corazones cupiesen en uno solo...Me encanta eso.Todos deberíamos tener un corazón así de grande. Adelante con las flechas, son muy buenas. Felicidades. Felicidades también a Mertxe por el contrapunto optimista que nos deja en los comentarios. Un beso a los dos.

Archer dijo...

... gracias mertxe ... tus versos nunca faltan a la cita con la vida ... en pequeñas dosis, en rimas pequeñas que engrandecen cada minuto vivido ...

y gracias amaia ... el corazón a veces se hace pequeño de tan poco querer ... es un músculo de amor que tenemos que ejercitar para que esté tonificado y fuerte ... y para que se haga grande ... como tus palabras¡¡¡

Besikos :)