jueves, 20 de enero de 2011

Tus redes






















Un amor de verano fue mi regalo, mi gratitud a tu generoso corazón que limpió mis heridas, a esa inocente sonrisa que encontré siendo un extraño, a esos besos electrónicos por ti lanzados que nunca llegarían a mis labios. Necesitaba soñar... como si esas simples letras de locura estival fuesen el presagio de lo que pudo haber sido, como si esos versos repletos de amor tuviesen finalmente algo que ver contigo, como si de esas largas horas de preguntas y respuestas fuésemos a sacar algo en claro.

La luz del día ha llamado a tu puerta y, tras hacerle esperar un poco en el rellano de tu mirada, le han abierto tus ojos. Te sientes desnuda… estás desnuda. Y tu rotundo cuerpo nada en un desconocido mar de ásperas sábanas, en una lúgubre habitación de hotel. Lejos, muy lejos de tu hogar. No, no estás sola. Un hombre yace a tu lado, también desnudo. Al verlo sonríes, con un ademán de victoria, aun sin saber si será ese príncipe eternamente buscado.

Su cuerpo enhebrado al tuyo, has puesto rumbo a un nuevo puerto en tu vida. Y tus redes, zurcidas tantas veces como desgarros sufrió tu corazón, ahora son sólo recuerdos 2.0, un álbum digital a la vista de todo el mundo, parte de la historia, de tu dura historia... Porque sólo tú sabes que, meses atrás, caliente todavía el último desengaño, te hiciste a la mar en Twitter, sin importarte por dónde navegar, guiándote únicamente por las ganas de huir. Y la mejor sonrisa pintada en tu rostro iluminó tu hermoso avatar, escondiendo el peso de los fracasos, ocultando un pasado turbulento, reduciendo a medias verdades la realidad de tus tuits.

Me juraste amor tantas veces que las letras, como yo, perdieron su sentido, cambiaron de idioma. Y cuanto más te has acercado, más lejana se ha hecho la distancia. Miles de kilómetros era estar a un paso de nuestros sueños y, hoy, tres horas son un infinito viaje a ninguna parte. Duele, duele el amor extraviado. Y matan, matan tus caricias en otra piel, deseos a mi cuerpo robados, fotografías reveladas a los cuatro vientos, historia de tus redes... y también mi triste historia.

4 comentarios:

Luján dijo...

Ya lo sabes Pablo, me encanta como hace volar tus fechas cargadas de inspiración.
Luján

Archer dijo...

Muchas gracias Luján .... vuelan las flechas como vuela la inspiración... como vuelan amores pasados, como vuelan los recuerdos en aviones cargados de olvido ... Gracias por tus ánimos, un beso

Mertxe_Berian dijo...

Vienen enredados mis versos a tu prosa...

Quizás… se hubiesen cruzado
nuestras palabras en el ascensor,
nuestras miradas en el autobús,
nuestras sonrisas en la calle…
pero se dieron de bruces en lo virtual,
se toparon, sin quererlo, en la red social.

Mañanas de dulces saludos,
tardes de intercalados silencios ,
noches de cariñosos guiños…
la espera inquietante del uno,
se convertía ,y viceversa ,
en la llegada ansiada del otro.

Besos de todos los sabores
recibidos y donados ,
abrazos calurosos concedidos,
regalos de caricias imaginados,
el deseo, tras la pantalla ,aguantado,
sentimientos ,poco a poco, desnudados.

Letras de canciones navegando
en veleros de tuits cargados
de anheladas llamadas de teléfono,
de emails esperados,
de encuentros furtivos,
de sueños compartidos.

Nuestras impacientes almas
cada minuto ,cada hora pasada,
se enredaban con más ganas,
entre la palabra y el silencio,
tejiendo un idílico camino
para propiciar un acercamiento.

Nos atrapó la red,
para lo malo y lo bueno,
para las despedidas y bienvenidas,
para el olvido y el recuerdo,
para la enemistad y la amistad
para el desamor y … el amor.

Archer dijo...

Gracias Mertxe .... "nos atrapó la red para lo malo y lo bueno" ... en este caso, para compartir prosa y verso ...