viernes, 27 de agosto de 2010

Piratas en la isla del eclipse

Rostro hundido en la arena, sabor a sal en la boca y las olas, ay las olas, susurran en sus labios de espuma la canción del fracaso. El mar vomita en la morgue de la playa los restos de su naufragio. Al lado del cuerpo ultrajado yace inconsciente su alma, el corazón late convulso entre las rocas y de su vida rota apenas si quedan las trizas desperdigadas que ha devuelto la marea.

Pero tras una larga y tempestuosa travesía, la calma se hace mar y el sol brilla poderoso en el cielo.....hasta para los más infelices. Y ella encuentra versos trazados en la arena, mapa de letras que dibuja un tesoro, haiku de esperanza que se abre de par en par.

Luna de plata,
en la isla del eclipse
tu amor sol ancla.




Sólo tres líneas, otra vida por delante, su nombre ya rima en otro corazón.
Bañada en la luz del nuevo día, su blanca tez resplandece como un hermoso jazmín desafiante en el desierto y su sonrisa vuelve a navegar guiada por sus dos faros de miel. Pirata de ojos preciosos, de cabellos teñidos del rojo atardecer, perla con ascentros mediterráneos que desata pasiones en los mares del Sur....el sol le aguarda en la oscuridad.

Mil batallas, mil cicatrices. Hoy sus curtidas manos arman versos, los tensan en sus arcos y son flechas que salen volando por todos los confines hacia una sola diana, la luna de plata. El viejo corsario luce de nuevo su agujereada oreja y, con la reina de la noche como bandera, se hace a la mar en busca de su botín más deseado. Las vacías botellas del whisky que quema su garganta se llenan de mensajes de amor que flotan a la deriva por los siete mares. Y los acantilados son abismos de poesía. Y cada isla perdida es una señal de humo que leen las estrellas. Y en las largas noches de espera en cubierta las coplas empapadas de ron sólo cantan a la blanca dama.

Atrás quedan otras aventuras, importan sólo las que restan por vivir. Lo gritan a los cuatro vientos. Pese a que luna y sol es el nudo irrealizable, pese a que el edén de sus sueños tampoco tiene luz en los mapas, pese a que el poeta de los mares vive el presente amarrado por los cabos del pasado, pese a que la princesa de las olas nada en otros brazos....

En el horizonte, un único rumbo. Y un solo deseo, fundir sus cuerpos incandescentes en la noche de los tiempos, iluminados por su ansiada explosión de placer, dejando a oscuras al mundo. En la isla del eclipse....donde el amor imposible ha echado el ancla, donde aunque sea solo por un segundo luna y sol serán uno, donde la bella pirata y el viejo corsario recogerán a manos llenas el tesoro de sus sueños.

3 comentarios:

Mertxe Berian dijo...

Se colaron otra vez mis versos...

Quiero sentir la caricia del mar,
donde se esconden mis recuerdos
y dejar que la fuente de mi sangre
recorra todo mi cuerpo,
tan sólo para recordar... tu pecho.

Quiero que conozcas esa amargura
que se encierra en mis pensamientos,
porque tú eres la única causa
de este osado sentimiento,
que para tí no es más que un juego.

Quiero que escuches la voz del silencio,
quien llora a la luz del fuego,
porque el amor es un dulce deseo
y no un simple recuerdo
como el murmullo del viento.

Quiero despertar en tu ciego seno
la ansiedad de mi deseo,
para después abrazarte cariño
susurrándote al oído...
¡lo mucho que yo te quiero,amigo!
Mertxe

Anónimo dijo...

desde este mar del sur acorazado, un beso pirata..

Archer dijo...

Muchas gracias, por vuestros comentarios ... siempre profundos los de @Mertxe_Beriain (puedes seguirle en twitter).... y enigmático ese beso pirata que llega desde los mares del Sur ...

Gracias