domingo, 4 de julio de 2010

Fiesta en un pañuelo


El amanecer te sorprende solo, olvidado, anudado en un banco. Todos te miran al pasar, y nadie se acerca. Arrugado, sucio y trasnochado, sé que tienes mil historias que contar. Recojo tus palabras.

Días atrás, almidonado como nunca, el sol del mediodía te ve agitarte en una nube de pólvora y alegría. Y de una mano te haces rosca en el cuello, y de otra mano te cuelgas de la pechera como una medalla, orgulloso, símbolo de la Pamplona en éxtasis. Empapado de todo, vives la fiesta muy cerquita del corazón.

Por las noches, destiñes caricias del rojo que todo lo inunda. Bajito, muy bajito, oyes palabras de amor entre desconocidos. Y tapado sólo con el manto de las estrellas, te derrites entre dos cuerpos ávidos de deseo, sin dejar nada para mañana. Al alba, el miedo cosido en el cuerpo, entonas gargantas que cantan al santo. Y cuando el pavor corre desbocado por el empedrado, cierras los ojos y, a veces, sientes la muerte a tus espaldas.

Otrora icono de la fiesta, vives las horas más bajas maldiciendo tu soledad, enfilando sin remedio el ‘pobre de mí’. En mi bolsillo, lloras la despedida, pero ya falta menos. San Fermín.

La imagen es del fotógrafo Oskar Montero.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Hermoso!!!
Sandra
(desde el otro lado del Océano)

Archer dijo...

Gracias, Sand

Tienes que vivirlo ... son unas fiestas muy especiales.

Pablo dijo...

Hermoso blog "Pabloto". Me encanta tu destreza para crear, a partir de "pequeñas ideas", grandes universos.

Tu amigo y tocayo. pablito

ester dijo...

Cualquiera de los que hemos pasado por Pamplona rondando el 7 de Julio podemos vernos atrapados por tu pañuelo festivo.
Un saludo, Ester

Archer dijo...

Gracias, Pablo ...por tu comentario. La grandeza está en cada pequeño detalle de esta vida efímera que nos toca vivir...sólo tenemos que pararnos objetivo en mano, armados sólo con la paciencia y fijarnos en cada destello por minúsculo que sea....y tú sabes mucho de eso, pedazo de fotógrafo.

Gracias Ester ...es una alegría tremenda ver tus letras escritas, irradias un optimismo brutal...no dejes de ser así ...

Un abrazo