miércoles, 14 de abril de 2010

Rojo sobre negro



Buscó las estrellas con la mirada, desafiante, caído, en un hilillo su último aliento. El hielo se había apoderado de la noche, también de su corazón, cuando un cruce de aceros había dejado en el aire su existencia. Sobre su cabeza, en el techo estrellado, buscó impotente una respuesta, un porqué, mientras sus entrañas ya eran pasto del fuego. Jamás hubiese imaginado que unos labios que se devoraban sin tregua se iban a sellar para siempre. Caricias para las que faltaban manos, pechos apretados hasta cortar la respiración, amor hecho carne y explosión ... No entraba en sus planes, la muerte.

Rojo sobre negro, la sangre manaba a borbotones de una herida convertida en río. Oscura noche aterida, helador cuchillo que rompe y rasga sin piedad, la piel quema y escuece hasta el dolor más extremo. Todo en un segundo.

La luna parecía huir de sus ojos, menguante como su vida, mientras pequeñas estrellas fugaces cegaban sus postreras visiones. Hervía su sangre, ardían las visceras, la hiel era espuma en su boca, los pasos de la muerte doblaban la esquina. La madrugada se desangraba en un callejón sin salida y los huesos, astillados por el vil metal, de bruces yacían sobre el sucio empedrado, la cuenta atrás avanzaba sin remisión.

A su lado, su alma querida. En agonía también, abierta de norte a sur por la navaja cómplice, víctimas de un amor imposible y prohibido. Ya está aquí, es la muerte. Pasa sin llamar, alertada tal vez por el SMS de los últimos suspiros. Y sin decir adiós, se va, exangües los cuerpos en el suelo, pintada una sonrisa malvada en su calavera. Estrellas apagadas.

2 comentarios:

Red Kite dijo...

Frío, pero emocionante. Tierno, pero desgarrador. Muy buen manejo del lenguaje y del ritmo.

Enhorabuena

Archer dijo...

... gracias por tus palabras... que llenan de sentido cada una de las mías... frío acero que desgarra las emociones en un corazón contenidas ... palabras que se buscan la vida para contarnos una historia de vida y muerte, en rojo y negro ... gracias, siempre gracias ...